Tiempo de vendimia

Tiempo de vendimia. Las uvas se anuncian como una tentación capaz de convertirse, al final del proceso, en apoteosis de aromas y sabor.

La luz postrera del otoño acaricia un racimo geométrico que muestra en su estructura la epifanía de la culminación. El fruto de la vid cristaliza en una cascada de labios maduros, plenamente dispuestos para el beso. Un beso que esconde la plenitud de los azúcares y una carga de voluptuosidad que afecta a todos los sentidos.

Pura carnalidad próxima a la descomposición, las uvas, apretadas y concisas, se agrupan en un triángulo invertido que forma un torrente de materia estética sobre la policromía de los pámpanos.

Como una sinfonía a punto de estallar, las uvas ―notas redondas en sazón― esperan que una mano sabia y artesana las conduzca hasta la copa, para allí depositar su huella violácea, su despliegue de aromas, su infinita capacidad de seducción.

Uvas y pámpanos en un viñedo de Peñafiel.

2 comentarios en “Tiempo de vendimia

  1. Desde las portadas mudéjares toledanas a los tiempos de vendimias, pasando por el Espolón de Burgos y sin olvidar como la luz del ocaso arranca ocres a las aguas del Támesis, me acuso de disfrutar cual infante con esas breves crónicas de este escritor al que la poesía le rebosa los bolsillos.
    Pronto podré editarme un libro con ellas, para ponerlo a la cabecera de los pocos años que ya me van quedando.
    Gracias, amigo. No te pares.

  2. Gracias a ti, ilustre capitán, por cometer este género de delitos.
    Acusarse de tales pecados nunca podrá considerarse manifestación de culpa, sino muestra de sensibilidad y entendimiento.
    Ojalá hubiera en España muchos pecadores de este tipo, pues sin duda nos podríamos acoger a una nueva religión donde imperaría la cultura, el deleite artístico y el respeto .
    Trataré de seguir con los textos y las fotos hasta finalizar un año completo.

Deja un comentario

dieciseis + quince =