Disuasorio

Disuasorio es una palabra relativamente reciente, que no aparece ni en Covarrubias, ni en el Diccionario de Autoridades, ni siquiera en Corominas. El DRAE, que sí la recoge, remite a disuasivo y define: «Que disuade o puede disuadir». Es natural la prioridad de disuasivo por su afinidad con persuasivo. Su etimología no admite dudas, porque …

Continuar leyendo…Disuasorio

Dingolondango(s)

Confieso que, para comentar la anterior palabra, cencido-a, recorrí, siquiera por encima, las Obras completas de Gabriel Miró en la edición de Biblioteca Nueva que prologó su hija (Madrid, 5.ª ed., 1969). Tengo que hacer otra confesión: había olvidado (casi) por completo El obispo leproso. Pero algunos subrayados atestiguaban que, una vez al menos, pasaron …

Continuar leyendo…Dingolondango(s)

Cuando el mundo era un libro (1.ª parte)

I En 1996 hubo un libro que recibió el «Premio de literatura infantil y juvenil alemana» y el «Premio al mejor libro juvenil suizo». El autor, suizo de lengua alemana, se llamaba Jürg Schubiger y había nacido en Zürich, en 1936; el libro se titulaba Cuando el mundo era joven todavía, y en español fue …

Continuar leyendo…Cuando el mundo era un libro (1.ª parte)

Las gafas del editor (2.ª parte)

Mario Nizolio fue un humanista italiano del siglo XVI, a quien sus preocupaciones lingüísticas y retóricas dieron el sobrenombre de filósofo. Entre otras obras, en 1553 escribió una titulada: De veris principiis et vera ratione philosophandi («Los verdaderos principios y la verdadera razón de filosofar»), con la que pretendía erigir una defensa de la filosofía …

Continuar leyendo…Las gafas del editor (2.ª parte)

El ojo del crítico

Nadie ignora que la palabra crítico viene del griego kritikós (= capaz de juzgar), la cual viene a su vez del verbo kríno, cuyo significado es el de ‘discernir’, ‘juzgar’, ‘interpelar’. El origen del término determina, pues, la capacidad del sujeto para ejercer tan noble —y arriesgado— oficio como es el de juzgar, y creemos …

Continuar leyendo…El ojo del crítico

Halla y haya

Halla es del verbo hallar, claro, y causa rubor tener que recordarlo. A través del antiguo fallar, nos vino del latín afflare, ‘soplar hacia algo, rozar con el soplo o el aliento’. Cicerón nos dejó la suavitatem odorum, qui afflarentur e floribus (De senectute, 17,1), y fue esa «suavidad del perfume que exhalaban las flores» …

Continuar leyendo…Halla y haya

Patético

Patético es un término tardío, que Corominas documenta solo a finales del siglo XVII. La «autoridad» del Diccionario de Autoridades es todavía más reciente: una línea de la Chronohistoria de la Compañía de Jesús, publicada en 1710 por el jesuita y luego académico Bartolomé de Alcázar (1648-1721): «Eran sus sermones tan patéticos como ingeniosos». Pero …

Continuar leyendo…Patético

Adolecer

Adolecer es una prótesis del antiguo dolecer, que, como doler, procedía del verbo latino doleo, doles, dolere, ‘doler’, a través de ad y dolescere, un incoativo de doleo, solo conocido en la baja latinidad. En cambio doleo es muy clásico: en Plauto, el Congrión de Aulularia, tras haber sido molido a palos, sale gritando totus …

Continuar leyendo…Adolecer

Ministro

Que la proliferación de ministros, ministras y ministrables es un hecho común lo demuestra el propio DRAE, que recoge 14 acepciones de ministro, ministra y otras tantas provistas de adjetivo y complemento nominal. Desde ‘persona que dirige cada uno de los departamentos ministeriales en que se divide la gobernación del Estado’ hasta ‘prelada de las …

Continuar leyendo…Ministro

Los mundos imaginarios de Cervantes (3.ª parte)

«Confuso laberinto» es la definición que da Ricardo de sus males en El amante liberal, una de las novelas ejemplares que ya prefigura el Persiles. No quisiera acabar este rápido boceto sin hacer una breve incursión en el Persiles, el libro más fantástico de Cervantes, también el más pensado, el de más perfecta arquitectura, un …

Continuar leyendo…Los mundos imaginarios de Cervantes (3.ª parte)