Poetas

Ha salido a la palestra, estas fechas, por la película en que se recrea su vida. Poeta ingente, miembro ilustre de esa generación del 50 que sucedió a la guerra y buscaba esa reivindicación social, además de una nueva lírica y una marcada preocupación por el lenguaje.
¿Cuál es su mejor poema? Pues depende de cada uno. Eso sí parece claro.
Desde luego, uno que no pasa desapercibido es éste:

NO VOLVERÉ A SER JOVEN

Que la vida iba en serio
uno lo empieza a comprender más tarde
-como todos los jóvenes, yo vine
a llevarme la vida por delante.

Dejar huella quería
y marcharme entre aplausos
-envejecer, morir, eran tan sólo
las dimensiones del teatro.

Pero ha pasado el tiempo
y la verdad desagradable asoma:
envejecer, morir,es el único argumento de la obra.

Es un poema de final. Del final de algo. Eso ya parece interpretable. Pero de final.
Como el que escribe también Pedro Salinas:
¡AY!, CUÁNTAS  COSAS PERDIDAS

¡Ay!, cuántas cosas perdidas
que no se perdieron nunca.
Todas las guardabas tú.

Menudos granos de tiempo,
que un día se llevó el aire.
Alfabetos de la espuma,
que un día se llevó el mar.
Yo por perdidos los daba.

Y por perdidas las nubes
que yo quise sujetar
en el cielo
clavándolas con miradas.

Y las alegrías altas
del querer, y las angustias
de estar aún queriendo poco,
y las ansias
de querer, quererte, más.

Todo por perdido,
todo en el haber sido antes,
en el no ser nunca, ya.

Y entonces viniste tú
de lo oscuro, iluminada
de joven paciencia honda,
ligera, sin que pesara
sobre tu cintura fina,
sobre tus hombros desnudos,
el pasado que traías
tú, tan joven, para mí.

Cuando te miré a los besos
vírgenes que tú me diste,
los tiempos y las espumas,
las nubes y los amores
que perdí estaban salvados.

Si de mí se me escaparon,
no fue para ir a morirse
en la nada.

En ti seguían viviendo.
Lo que yo llamaba olvido
eras tú.

Cuando utilizamos la teoría matemática para intentar acotar el tiempo, para intentar comprender su significado, buscar una fórmula que nos dé la respuesta nos encontramos con un Einstein o con un Hawking…

Cuando en otras ocasiones se diserta sobre el tiempo a través de asonancias, nos hallamos ante un poeta. ¿Y si resumiésemos la esencia de un poeta como aquello que nos permite mirar el tiempo?

¿Y si resumiésemos el tiempo en el diferente tiempo de los poetas? Porque no se crean…no es lo mismo el tiempo de Gil de Biedma, que el de Salinas, o el de Aleixandre…

¿Y si entre tantos tiempos paradigmáticos, encontrásemos la esencia de nuestro tiempo?

Desde luego, ante todo late una reflexión de José Hierro: “Todo el mundo necesita poesía, aunque no lo sepa”.

Comparte este artículo ...
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

1 comentario en “Poetas”

  1. No, no es lo mismo el tiempo en uno u otro poeta, como tampoco lo es el amor, la muerte, la vida o la soledad. Porque cada poeta es un mundo en el que cada uno mira los objetos y las realidades de única y distinta manera, como cada persona, cada una con sus matices.

    Los poetas como los que Oportet Editores menciona: Salinas, Hierro, Gil de Biedma, etc. Son un pequeño ejemplo de esos seres maravillosos que saben poner palabras exactas a los sentires y pesares de un número incalculable de personas, una razón ciertamente válida para pensar en la infinita dimensión que tiene la poesía.

    Responder

Deja un comentario