Pensamiento de lunes

Y el mundo entero, la vida toda, le parecieron a Riabóvich una broma incomprensible y sin objeto. Apartando luego la vista del agua y tras haber elevado los ojos al cielo, recordó otra vez cómo el destino en la persona de aquella mujer desconocida lo había acariciado por azar, se acordó de sus ensueños y visiones estivales, y su vida le pareció extraordinariamente aburrida, mísera y gris. (El beso, A. Chéjov).

Seguro que Chéjov tendría el remedio para encarar un lunes lluvioso con el deseo de que pronto llegue nuevamente el sol, pero sin que el calendario vuelva a ganarte por la mano.

Comparte este artículo ...
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario

cinco × 4 =