Marruecos. El Ksar de Aït Ben Haddou

En la provincia de Uarzazat y junto al río Ounila, se yergue desde el siglo XI un pueblo fortificado formado por casas de adobe (kasbahs) que van trepando por la ladera del cerro. El conjunto, buen ejemplo de la arquitectura existente en el sur de Marruecos, fue uno de los puntos estratégicos desde el que se abastecían las caravanas de camellos que recorrían la ruta que unía la antigua Sudán con las ciudades imperiales de Marrakech, Fez y Meknés.

Marruecos. Torres y murallas en el Ksar Aït Ben Haddou.

Aquí el adobe se reafirma como un material capaz del adorno y la defensa, de la línea vertical y el laberinto, de la azotea que superpone planos hasta casi llegar al límite del cerro.

Ksar Aït Ben Haddou. Detalles decorativos en las torres de adobe.

Traza calles y torres, interiores domésticos, puertas de muralla, almenas y galerías de arcos ciegos. No es como el adobe de Castilla, que no tiene ambiciones defensivas ni pretensiones imperiales, que no levanta fortalezas, sino cabañas y tenadas, paredes humildes y tapias olvidadas.

En este paisaje monocromático destaca sobremanera el estallido de color que dibuja la vibrante colección de bolsos y pañuelos.

Retablo cromático en el Ksar Aït Ben Haddou.
Comparte este artículo ...
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario

veinte − 15 =