Ciudad de Valencia. Patio del embajador Vich

A modo de preámbulo, debe precisarse que el embajador no era otro sino Jerónimo Vich y Valterra, caballero que, durante catorce años, ejerció dicho cargo en Roma ante los papas Julio II y León X en representación de Fernando el Católico y de Carlos I. Hasta 1521, año en el que fue relevado. Fue a …

Continuar leyendo…Ciudad de Valencia. Patio del embajador Vich

Pared de adobe en Terradillos de los Templarios (Palencia)

La luz última del día ilumina una pared de adobe en el pueblo palentino de Terradillos de los Templarios. Es una luz agónica, de última caricia, que escribe su adiós definitivo antes de iniciar un nuevo círculo de vida. Esta luz tan menguante parece alimentarse del aliento postrero que exhala la pared. El adobe alienta …

Continuar leyendo…Pared de adobe en Terradillos de los Templarios (Palencia)

Sirenas de doble cola. Santibáñez de Esgueva (Burgos)

En la ermita del Salvador que se alza en el pueblo burgalés de Santibáñez de Esgueva puede encontrarse algo poco frecuente en el románico español: tres sirenas de doble cola. Que se dé tal milagro quizás pueda explicarse por su alejamiento de un centro de control religioso o por la audacia de los canteros. Pero …

Continuar leyendo…Sirenas de doble cola. Santibáñez de Esgueva (Burgos)

Otra nota brechtiano-galdosiana

Hay un personaje galdosiano del que podría decirse lo mismo que Orlando furioso dijo burlescamente de don Quijote: «Si no eres par, tampoco le has tenido»: me refiero a don Juan Bragas —que dos años ha tan solo era Braguitas—, el cual dice de sí mismo que es un «nombre, que a decir verdad no …

Continuar leyendo…Otra nota brechtiano-galdosiana

Los garbanzos de don Benito (y V)

5. Como símbolo de la patria cazurra Es seguro que aquí tiene cabida la acepción menos amable del DILE de la palabra ‘garbancero’: «Persona o cosa ordinaria y vulgar», la que sin duda pretendió otorgarle el sin par Dorio de Gadex. En Lima, una cuarterona «alta, fornida, de solidez estatuaria, ojos negros, gruesa y bien …

Continuar leyendo…Los garbanzos de don Benito (y V)

Los garbanzos de don Benito (IV)

4. Como término de comparación y «por modo de fisga» pseudocientífica No es infrecuente en la narrativa de Galdós el garbanzo como término de comparación, por su tamaño, preferentemente con lágrimas, gotas de sudor, granizo, perlas o diamantes, e incluso con el lobanillo de Benina. Hasta el ciego Mordejai tenía visiones de «pieldras de diversas …

Continuar leyendo…Los garbanzos de don Benito (IV)

Los garbanzos de don Benito (III)

(Y ya que ha salido a relucir el dómine Cabra, bueno será hacer un pequeño paréntesis sin «necesidad de comento», para verificar una vez más dónde estaban los modelos literarios de Galdós, además de los garbanzos hispanos. Expresiones y giros cervantinos, ya se sabe, son reproducidos opportune et importune, de modo más o menos explícito; …

Continuar leyendo…Los garbanzos de don Benito (III)

La memoria y la cita (IV)

Ya hemos hablado en más de una ocasión de las citas de memoria, con su grado más o menos distante de aproximación o falsedad. Con frecuencia son producto (sobre todo en WhatsApp) de la facilidad para reenviar y el apresuramiento para hacerlo, unas veces fiados de la supuesta auctoritas de quien lo envía, o sencillamente …

Continuar leyendo…La memoria y la cita (IV)

Los garbanzos de don Benito (II)

2. Como ingrediente esencial del cocido y otros avituallamientos Por supuesto, los garbanzos aparecen como ingrediente supremo del cocido o puchero, así como en las actividades anejas a su preparación, como «echarlos en agua». Los había tan duros que no se ablandaban ni con agua bendita (mi padre solía decir que con ellos se podía …

Continuar leyendo…Los garbanzos de don Benito (II)

Los garbanzos de don Benito (I)

Para Ángel Aguado, devoto lector de don Benito e ingenioso Hacedor de cocidos. Gabriel de Araceli, a propósito de mi inofensiva «nota galdosiana» del pasado 27 de abril, escribe «con rabia mal reprimida», como el guarda de «El médico cazador» de Vital Aza, que «el elevado don Ramón María fue el primero que se gastó …

Continuar leyendo…Los garbanzos de don Benito (I)