Arquitectura mudéjar en Toledo (II)

Es bien sabido que, desde el siglo XII hasta el XVI, el mudéjar fue uno de los rasgos de identidad del arte toledano que impregnó la arquitectura y las artes decorativas. Construyó conventos, sinagogas y palacios; alumbró arcos, vigas, alfarjes y yeserías; adornó piezas de cerámica; y embelleció empuñaduras con el damasquinado.
En lo que se refiere a la arquitectura, el mudéjar está presente en gran parte de las realizaciones constructivas llevadas a cabo durante las centurias citadas. Como muestra ilustrativa de este estilo se han elegido tres ejemplos: el púlpito de la iglesia de Santiago del Arrabal, la torre de la iglesia de Santo Tomé y la capilla del Corpus Christi ubicada en la iglesia de los Santos Justo y Pastor.

Púlpito de la iglesia de Santiago del Arrabal

Fue terminado a finales del siglo XIV y se encuentra en la nave central, destacando por sus yeserías geométricas y los restos de policromía que conserva. Además de su valor artístico, encierra cierto interés histórico ya que se tiene por aceptado que desde aquí clamaba san Vicente Ferrer contra los judíos en el verano de 1411, exigiendo que se cristianizaran las sinagogas. La muchedumbre, enfervorizada con el poder de su oratoria, salió del templo y, con el predicador a la cabeza, se dirigió a la sinagoga Mayor de la ciudad consiguiendo desalojar a fieles y rabinos del recinto sagrado.


Toledo. Púlpito mudéjar de la iglesia de Santiago del Arrabal.

Torre de la iglesia de Santo Tomé

Es uno de los símbolos que definen la ciudad y está considerada por algunos estu-diosos como la más bella manifestación de la arquitectura mudéjar en Toledo. La torre, de ladrillo y mampostería, conserva la estructura del antiguo alminar que poseyó el templo mientras fue mezquita musulmana, es decir, hasta la conquista de Toledo acaecida en 1085. Se levanta muy airosa sobre las tejas somnolientas, mostrando sus arcos de herradura, sus arquerías ciegas y sus arcos lobulados.


Toledo. Torre de la iglesia de Santo Tomé.


Capilla del Corpus Christi (iglesia de los Santos Justo y Pastor)

Tras la primorosa restauración finalizada en mayo de 2010, la capilla (siglo XIV) muestra las exquisiteces de la ornamentación mudéjar. Ahora resplandecen en toda su belleza los elementos decorativos que integran este espacio: el artesonado de madera policromada que dibuja, en la parte inferior del arrocabe, un friso con imágenes alternas de un jinete cristiano y otro árabe; el conjunto de yeserías, sin duda uno de los más so-bresalientes del mudéjar toledano, que fue realizado de acuerdo con las técnicas tradi-cionales y utilizando como colores básicos el rojo, el azul, el verde y el ocre; las pinturas murales, visibles en el arco de acceso, que reflejan dos ángeles turiferarios; y, finalmente, los azulejos góticos y renacentistas que recubren los muros.


Toledo. Iglesia de los Santos Justo y Pastor. Capilla del Corpus Christi.

Deja un comentario

18 − 9 =