Astudillo. Calle con soportales

Muestra la fotografía una línea de columnas de piedra que forman soportal y sostienen una pared que se prolonga en varios tramos. Balcones alineados y ventanas discontinuas rompen el monótono discurso del ladrillo.

En el lado derecho de la imagen, unos azulejos pegados en la pared otorgan desde hace varios lustros personalidad y sabor a la manzana. Bajo la profundidad que brinda la línea de fachadas, la calle se prolonga hasta un punto donde se dibuja un leve rastro de ocres y amarillos.

La luz del mediodía define el perfil de los fustes, extiende los límites del suelo, ennoblece los ladrillos viejos, acentúa el fulgor blanco en las sillas apiladas.

Pero ni una sola figura humana recorre el soportal. Faltan los pasos y las risas, el calor de las presencias, el pálpito febril de las miradas.

Un soportal sin nadie que pase bajo su techumbre es como un corazón sin afluentes, como un palomar deshabitado.

Astudillo (Palencia). Ladrillos viejos, balcones y soportales.

Deja un comentario

8 + quince =